Spanish English

       

Ya va quedando poco para el día de la comunión. Mil cosas que preparar. Una de ellas, por supuesto, las fotos. Y entran las dudas. ¿Las hago antes? ¿Las hago después? ¿Quiero recordatorios con foto? ¿Hago un álbum?

No te preocupes, para ti probablemente sea la primera comunión que organizas. No te preocupes, llevo años de experiencia en estos eventos y puedo echarte una mano.

Si has decidido hacer la sesión después de la comunión no hay problema. Pasaremos un buen rato en el estudio o en exteriores cuando ya haya pasado el gran día. Así, si os apetece, podemos aprovechar y hacer unas fotos divertidas siguiendo la moda “Trash your dress”, es decir, “Destroza tu vestido” y usar agua, pintura, pasteles o polvo de colores.



En el caso de que hayas decidido que quieres recordatorios con foto también hay opciones. Muy bien, podemos hacer una sesión completa en exteriores o en estudio y elegir algunas de las fotos para el recordatorio. Tendremos cuidado en todo momento para que la ropa siga impecable para el gran día.



Uy, estoy viendo tu cara que dice: “Mi hijo o mi hija es un terremoto. Seguro que se mancha el traje o el vestido durante la sesión”. Pues no pasa nada, hay solución. Hacemos una foto en estudio para el recordatorio y luego la sesión completa después del gran día. Quizá ahora estés pensando: “No, no, ni a eso me arriesgo, hasta en el estudio puede liarla”. Vale, hacemos un retrato del niño o de la niña con alguna camisa o camiseta de un color neutro y la utilizamos para el recordatorio. Y ya haremos la sesión después. Esta última opción también es muy útil si te llega el vestido o el traje en fechas muy muy cercanas a la comunión y vamos a ir pillados de tiempo.



Ya sabes, tú no te preocupes por nada de lo relacionado con las fotografías del gran día. Para eso estoy yo, para darte soluciones y que tengas un recuerdo para siempre de esos momentos tan especiales para la familia.

Ponte en contacto conmigo y buscamos la opción más adecuada para vosotros. Así solo tendréis que disfrutar.

Por cierto, no os olvidéis de sonreír hoy.

Cristina