Spanish English

       

 
Todo el trabajo previo hace que en la sesión solo haya que disfrutar. Tanto si la sesión es en exteriores como si es en el estudio mi objetivo es el mismo: conseguir que estéis cómodos y relajados para que las fotos salgan estupendas.

Si son niños los protagonistas me gusta dejar un rato para que se hagan con el sitio y cojan un poco de confianza conmigo. En un ratito esta fase está superada y empezamos a trabajar. Para ellos es un juego y se divierten muchísimo. No les pido nada, solo que se muevan, jueguen, disfruten. Yo buscaré el momento preciso en el que hacer “clic” con mi cámara.



En el caso de adultos, me encuentro con gente que se coloca delante del objetivo y se deja llevar, disfruta haciéndolo y todo fluye rápidamente. Pero en la mayoría de los casos no sabéis que hacer ante la cámara. Por eso es tan importante el trabajo anterior de planificación. Os iré aconsejando y así, poco a poco, conseguiréis estar relajados delante de la cámara. Casi os olvidaréis de ella.



Tanto con adultos como con niños procuro que sean fotos muy naturales, no fuerzo posturas ni poses salvo en ocasiones muy específicas, por ejemplo en los desnudos artísticos que si requieren una colocación precisa.



Detrás de la cámara veo todo, así que cualquier detalle que aprecie y que vea que va a ayudar a la sesión os lo comunicaré. Por ejemplo, un gesto vuestro, un rayo de luz que llega por un sitio concreto, una sombra que os favorece…

Se pasará el tiempo volando y estoy segura de que será una experiencia que no olvidaréis y que querréis repetir.



¿Os gusta la idea? ¿Queréis probar?