Spanish English

       

Y ya está, hemos hecho la sesión. Vosotros ya solo tenéis que esperar para recibir las fotografías.
Pero mi trabajo no termina aquí. Cuando llego al estudio descargo las fotografías. Hay fotógrafos que prefieren dejar unos días antes de empezar a trabajar con ellas. Pero yo prefiero hacerlo cuanto antes porque vengo cargada de las emociones y sensaciones del día de la sesión. A mí eso me influye mucho en mi trabajo, porque como siempre os digo, lo importante es reflejar lo que sois y eso me lo habéis transmitido durante la sesión.

El siguiente paso es elegir las fotografías. Hemos hecho muchas pero siempre descarto las que no han quedado perfectamente iluminadas, algún gesto poco favorecedor, ojos cerrados, un desenfoque que no buscaba…


Y ahora empieza la segunda parte de la magia: edición. Mis fotografías no llevan lo que a veces se conoce como “retoque” a menos que el cliente lo pida. No modifico los rostros, solo trabajo encuadres, luces y sombras. Paso algunas a blanco y negro o algún virado de color… Soy perfeccionista y esta parte la cuido mucho, pero evito modificar en exceso salvo en trabajos muy determinados.

 
Y una vez que tengo las fotos terminadas preparo un montaje con música y efectos de las fotografías que también es para vosotros. Por ahí lo llaman “slideshow”.
¡Listo! Os entrego las fotografías en alta calidad, ideales para imprimir y hacer álbumes. Pero también en baja resolución para que podáis compartirlas en redes sociales, enviar por Whatsapp, colocarlas como fotografía de perfil… Y, como he dicho antes, el montaje con música y efectos.


 

Pues ya conocéis todo el proceso. Si os apetece vivirlo, ya sabéis como encontrarme. ¡Os espero!