Spanish English

       

 
Llega el bebé y es un momento irrepetible. De hecho pasa volando. Y en un mes ya ha cambiado muchísimo. Para que ese momento quede reflejado para siempre están las sesiones de recién nacido.

Recomiendo hacerlas en los primeros 10 – 15 días de vida del bebé, porque enseguida cambian y ese recién nacido es un bebé más grande y regordete sin que casi nos demos cuenta.



Podemos hacer una sesión en casa. Buscaremos la luz natural y además llevo mi iluminación. Aquí podemos hacer lo que llamamos fotos de rutina. Es decir, fotos naturales, del día a día del bebé. Mientras come, en un cambio de ropa, en la hora del baño, mientras le dormís. Podéis intervenir los padres, pero también otros miembros de la familia.



Las sesiones en estudio me encantan también. Aquí buscamos fotografías un poco más pensadas, pero nunca jamás con poses forzadas o poco naturales para el bebé. Si el bebé es dormilón, saldrá dormido. Pero si vuestro pequeño es más despierto nos enseñará sus ojitos. Algunos les gusta estar sin ropa, otros no soportan que los desvistamos. A veces solo quieren brazos de papá y mamá, así que haremos fotografías en esa situación. Y si se enfada, haremos alguna foto mostrando su “genio”. Al final es parte de su pequeña personalidad.



En el estudio tengo complementos para estas sesiones pero me encanta que utilicéis vuestras cosas: ropa, juguetes, mantas, muselinas… porque son más personales y a mi me gusta que las fotos sean únicas. Incluso un toque genial es utilizar algo relacionado con los padres. ¿Por qué no usar una guitarra, vuestros cascos de moto, un libro importante para vosotros, las flores que os representan, ese recuerdo de aquel viaje inolvidable…? Como veis, siempre busco hacer las fotos únicas y personales. Que sean no solo una imagen de este momento tan importante, sino que también sean un reflejo de lo que sois.



Ah, y no quiero olvidarme de los hermanos. Me encanta que aparezcan en las fotos de recién nacido. Y a ellos les encanta participar en la sesión tanto posando como “echándome” una mano.



No me gusta estar más de una hora con estas sesiones. Entiendo que los padres estáis cansados estos días, estáis ubicándoos en la nueva situación y no apetece tener mucho jaleo. Por eso llevo todo muy preparado, para que sea una experiencia fluida y cómoda para vosotros y para el bebé.
Ya sabéis, si acabáis de ser padres o lo vais a ser pronto podéis poneros en contacto conmigo y hablamos. Seguro que hacemos la sesión perfecta para vosotros.

Bueno, ¿y por qué no regalarle estas sesiones a los futuros padres? Será un recuerdo inolvidable.

Si queréis saber más podéis poneros en contacto conmigo.