Spanish English

       

 
Una tendencia muy de moda. Las modas en fotografía me dan un poco igual, pero en este caso es que es un tipo de sesión que me encanta.

Cuando vuestros pequeños de la casa cumplen su primer año es muy divertido recordarlo con una sesión Smash Cake o Destroza el pastel. Colocamos un escenario cumpleañero. Incluso si os apetece con alguna temática concreta. Yo tengo muchas cosas en el estudio, pero podéis traer las vuestras también, como prefiráis. Me gusta colocar a los pequeños con un pañal y poco más, algún accesorio o una corona de cumpleaños, por ejemplo. Así se pringará por todos lados y las fotos son más divertidas.

 
Después hacemos unas cuantas fotos sin pastel, del bebé solo, con los padres, hermanos… como queráis. Es la parte de la sesión más normal, más al uso.



Y entonces sacamos la tarta. Si lo deseáis podéis traerla vosotros y si no os queréis complicar yo la tendré lista cuando llegáis. Son siempre tartas con ingredientes cuidados. Además os preguntaré siempre por alergias e intolerancias. Una base de bizcocho jugosito y luego muchísima nata con muy poco azúcar, que es un bebé el que se la va a comer. La nata puede ser del color que nos apetezca, pero siempre elijo colores llamativos porque dan más juego en las fotos.



A veces los niños no quieren mancharse, o no dan el paso de probar la tarta. Ahí los padres colaboran un poquito y empieza lo divertido. En cuanto la prueban y se manchan un poco les parece súper gracioso y se vienen arriba.



Y para terminar, un bañito en el estudio para irse limpios a casa. ¿No es un plan perfecto?



Si queréis más información poneos en contacto conmigo, buscamos un hueco y decidimos todos los detalles. ¡¡Un cumpleaños inolvidable!!