Spanish English

       


Cuando ya tenemos claro que trabajaremos juntos el día de vuestra boda hay mucho que hacer antes del gran día. Pero no os preocupéis, yo no os robaré mucho tiempo, la tarea es principalmente mía.



Lo primero que hago siempre es conoceros un poco más. Por eso me gusta quedar en persona al menos una vez. Charlamos tranquilamente sobre vuestros gustos y sobre el estilo de fotografía que más os gusta. Además os enseño mis trabajos anteriores para saber como encajar vuestro objetivo con mi estilo y así conseguir que las fotografías de vuestra boda sean únicas y totalmente vuestras.

En esta primera toma de contacto no cerramos ningún detalle, solo la fecha y el lugar de la ceremonia y de la celebración, a veces también queda claro el sitio donde se vestirán los miembros de la pareja, pero si no es así no pasa nada, hay tiempo. Yo me quedo con la conversación, que me deja muchas cosas sobre vosotros que luego trataré de reflejar en las fotografías. Así que contadme todo lo que os apetezca. Desde como os conocisteis hasta las aficiones que compartís.

Cuando queda menos para el evento hacemos la pre boda si así lo habéis querido. De nuevo importante para conocernos y que sepáis como trabajo. Y para mí una experiencia que me aporta mucha información sobre vosotros como pareja. 



Y cuando se acerca el gran día, como un mes antes, os paso un cuestionario más concreto en el que ya reflejamos detalles como:

  • Número de invitados
  • Horario y lugar concreto de las distintas partes de la boda
  • Datos de contacto de esos lugares
  • Padrinos, madrinas, damas de honor, personas importantes para vosotros…
  • Aquella foto que no puede faltar
  • Momentos o sorpresas que tengáis planeadas para los invitados…

Ah, y os pediré un par de personas de contacto para que me cuenten si tienen ellos alguna sorpresa para vosotros. Además son un poco mis personas “comodín” el día de la boda para que así no tenga que importunaros a vosotros más de lo estrictamente necesario.

Bueno, no quiero olvidarme de las cuestiones legales. Por supuesto firmamos un contrato concretando fecha, lugar, condiciones, paquetes contratados, número de fotógrafos, si hay preboda, postboda, precio final, formas de pago, derechos de imagen… y todo lo que consideremos oportuno vosotros y yo. Este documento nos dará tranquilidad a todos y es una manera de asegurarnos de que las cosas van a ir perfectamente ese día.

Si queréis más información sobre cualquiera de los temas que he tratado aquí podéis poneros en contacto conmigo. ¡Estaré encantada de atenderos!