Spanish English

       


En el post de la semana pasada os hablaba de las fotografías de vacaciones. Ahora que habéis conseguido tener unas imágenes increíbles, ¿qué hacemos con ellas?

Yo siempre que vuelvo de unas vacaciones, sobre todo si es a un sitio especial, hago un álbum. Luego me gusta hojearlos de vez en cuando y recordar. Pero la memoria a veces se pierde y no te acuerdas del nombre de un lugar, de algún dato curioso. Por eso hago más cosas antes de montar el álbum. Ya veréis, ya… 



La verdad es que lo mío con los viajes es un poco obsesivo. Antes de marcharnos siempre preparo una guía personalizada con sitios que visitar, lugares para comer, horarios de los transportes… además de conseguir la guía del sitio en cuestión en la tienda o biblioteca.



Cuando ya estamos en destino guardo todo: tarjetas de embarque, billetes de metro o autobús, entradas a los sitios, algún posavasos o servilleta, mapas, folletos informativos… ¿síndrome de Diógenes? Noooo, luego todos estos elementos los integro en los álbumes que maqueto.  Así aunque se me olviden cosas al final están ahí colocadas para siempre.

Por eso, si viajáis y traes montones de fotos puedo maquetarte un álbum. Avísame de que espacios quieres dejar libres para pegar todas esas cosas que has traído. O directamente pídeme que deje páginas completamente vacías. Y además con un rotulador indeleble puedes escribir todo lo que quieras. También, si te apetece, puedes diseñar tu el álbum y mandarme los pliegos ya montados. Yo te diré los tamaños de los distintos álbumes para que encajen perfectamente.



Puedes pasar por el estudio y te enseño los distintos modelos y acabados. Los hay para todos los gustos y para todos los bolsillos: cuadernos con espiral, álbumes de tapa blanda, clásicos de tapa dura o acolchada, Premium con tapas en lino o tela…

Pero además en el post anterior os comentaba que una idea muy chula para decorar las paredes de la casa son los lienzos o las fotografías enmarcadas.

En el caso de los lienzos dependiendo de la calidad de la foto podemos hacer desde 20x20cm (quedan estupendos varios juntos haciendo un mosaico) en adelante. De hecho yo tengo en el salón de casa uno que tiene 1.70m de largo. Y sé que esa foto de ese lugar es única, porque la hice yo. No iré a casa de algún amigo y me encontraré el mismo cuadro que en la mía.

Si te apetece un marco con foto mi consejo es que busques el marco y luego me encargues la foto en el tamaño que encaje en él. Desde 10x15cm en adelante. De nuevo sin límites.

Hay otros acabados. Por ejemplo el aluminio es espectacular para fotografías de ciudades. Y la madera puede ser muy especial para una fotografía de un ambiente más rústico. El metacrilato da mucho brillo y se limpia genial. Ya lo ves, mil opciones.

Ah, otra opción que se me olvidaba. Un calendario y así cada mes tendremos una foto de las vacaciones del año anterior que nos recordará que queda menos para el verano.

¿Qué os parecen estas ideas? ¿Os apetece ver ejemplos? Podéis pasar por el estudio y os enseño muestras de todo.

Ah, en el taller que tengo previsto impartir sobre fotografía de viaje incluiré un apartado sobre todo esto, claro. ¡Permaneced atentos!